AUTOCLAVE EN FUNDICIÓN

La industria metalmecánica por definición es una industria dinámica, que surte a los demás eslabones de la cadena productiva con maquinaria, bienes de consumo y herramientas de carácter metálico hechas a la medida.

En MetalCast servimos a muy diferentes industrias y de esos casos, un ejemplo es el que hacemos en la proveeduría de partes metálicas, de un tipo de equipo que se usa en diferentes entornos como en hospitales, laboratorios, cocinas industriales, joyerías, y muchos otros: Los autoclaves.

Breve Historia de los autoclaves

Denis Papin (físico e inventor francés) invento la máquina de vapor y en 1680 invento el digestor de vapor, y lo presento ante la Royal Society que fue el primer dispositivo en controlar la presión incorporando una válvula de seguridad.

En el 1820 Charles M Lemare, descubrió que haciendo modificaciones al digestor de vapor de Papin podía cocinar en el cualquier tipo de carne.

En 1879 Charles Chamberaland comenzó a trabajar en reformar el mismo digestor junto con Louis Pasteur, juntos promovieron la higiene humana en sus múltiples investigaciones sobre los microorganismos.

Funcionamiento

Los autoclaves funcionan con cámaras que permiten la entrada o generación de vapor y evitando la salida, hasta que se tiene una presión interna de aproximadamente 103 kPa – 200 kPa y una temperatura que ronda los 120 -150°C, por lo que deben de estar hechas con materiales que resistan estas condiciones, ya que estos equipos al ser de uso médico, son testeados para avalar su funcionalidad.

La finalidad es esterilizar el equipo de laboratorio, aunque cabe mencionar que no la totalidad de los materiales pueden ser esterilizados por este método (papel, plásticos entre otros).

Objetivo

·Eliminar todo microorganismo

·Brindar seguridad a pacientes y pruebas

·Eliminar residuos tóxicos en material

Para asegurarse de que el proceso se hace de manera correcta,  las 3 variables principales son:

1. Presión

2. Temperatura

3. Tiempo

Dependiendo de la altura del lugar donde se hace el proceso, es la presión necesaria para esterilizar equipo. Para que sea efectiva la temperatura deberá rondar 135 °C y una presión de entre 20-34 psi.

Un autoclave está compuesto de estas partes:

● Válvula de seguridad: Su función es evitar la salida de vapor o de agua antes de que termine el proceso de esterilización.

● Válvula de drenaje: la cual es por donde sale el vapor que se produce del agua calentada en la resistencia, cuando se alcanza la temperatura ideal para la esterilización.

● Manómetro: Permite monitorizar la presión interna del calderin

● Termostato Indica la temperatura de la cámara o calderin

● Resistencia: la cual se utiliza para calentar el agua que irá en el calderin, que será trabajado a ciertas temperaturas dependiendo del grado de esterilización al cual se quiera llegar.

● Bandeja: donde estará colocado el material que se desea esterilizar.

● Calderin: dónde se trataba a las temperaturas necesarias que deben ser producidas para eliminar las bacterias y los microorganismos que se desean eliminar.

● Tapa: la cual no es más que el cierre de la maquinaria.

Y aunque aparentemente la tapa no hace mayor trabajo, es una parte necesaria para completar el funcionamiento y beneficios de usar una autoclave.

Ahí es donde MetalCast crea valor con su cliente, al desarrollar y producir esa parte específica que es necesaria para sus procesos de producción de un producto terminado.

Cada proyecto requiere ser planeado y manufacturado bajo altas normas de calidad, bajo un proceso de fundición que requiere de instalaciones y conocimientos técnicos para ese proceso.

Conozca más de nuestros servicios y de cómo podemos ayudar a crear sus piezas metálicas a la medida en nuestra área de contacto.

SIGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_MXES
en_USEN es_MXES